El orgullo…

… construye muros, la humildad construye puentes.

Esta frase es real en todos los ámbitos entre los que te mueves: en el personal, en el laboral… Si dejas de mirarte el ombligo y miras a los demás de otra manera, desvanecerás esos muros que con el tiempo se vuelven infranqueables.

Pongamos un ejemplo. Hay una persona en tu trabajo que es diferente a ti y que por eso la discriminas. Así empezarás construyendo un pequeño muro de paja, que un leve soplido, con un pequeño cambio de actitud, se derribaría. Poco después ese muro de paja será enorme, y luego lo empezarás a construir de madera. Poco a poco ese muro irá siendo cada vez más fuerte, con un leve soplido ya no bastará para derribarlo. No obstante, con más esfuerzo se podría. Si todavía no lo derribas, el muro será de ladrillo. Ni uno, ni dos, ni tres, ni un millón de soplidos derribarán ese muro. Entre vosotros dos se habrá levantado un muro enorme, infranqueable. Al hacerlo harás causado dolor a la otra persona. Si no intentas derribar el muro por esa persona, hazlo por ti. ¿Te has planteado que esa persona podría ser tu jefe? ¿Qué crees que te haría? Construiría un muro todavía más grande? ¿Te despediría?

Tampoco hace falta que pueda ser tu jefe para que derribes esos muros. La vida da muchas vueltas y no sabes cuándo te van a poder construir un gran muro delante. Como a ti eso no te gustaría, no lo hagas, y si lo has hecho, destrúyelo. antes de que se convierta infranqueable.

Anuncios

3 thoughts on “El orgullo…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s